Razones dejar de tomar alcohol

Alcohol, divino néctar. Sí, es una buena droga. Una buena pócima que puede ayudarnos a sociabilizar, a atrevernos a decirle a esa chica lo que sentimos y, en definitiva, que nos anima la vida. Pero hay razones para no tomar alcohol en tu día a día. Y, hoy, te contamos cuáles son.

Motivos para no tomar alcohol

Vamos a ver los principales motivos para no tomar alcohol a diario, independientemente de que seas adicto o alcohólico o no lo seas. Son motivos por los que NADIE debería tomar alcohol a diario (luego explicaremos por qué añadimos el matiz de “a diario”):

Aumentará tu testosterona

La primera razón por la que deberías dejar de tomar alcohol es que aumentarán tus niveles de testosterona. Así que, como ves, es una razón suficientemente potente por sí misma como para dejar de beber a diario.

El alcohol reduce tu testosterona (cosa que no hace en las mujeres) a un ritmo bastante elevado.

Por ejemplo, si tomas 40 gramos de alcohol al día (el equivalente a tres latas de cerveza o un par de copas normales de vino), tu testosterona baja en un 6,8%.

Si aumentas el consumo a 1,5 gramos por kilo de peso corporal (es decir, unos 105 gramos para una persona de 70 kilos o 120 para una persona de 80 kilos), la bajada en testosterona es de un 23%.

Así que, como ves, dejar de tomar alcohol a diario es fundamental para aumentar los niveles de testosterona en el organismo.

Ya sabes que, por la sociedad en la que vivimos, tenemos que cuidar al máximo nuestra producción de testosterona, y dejar de beber es una buena forma de hacerlo (aquí puedes leer más sobre cómo aumentar la testosterona).

Tus músculos crecerán más fácilmente

Aunque los estudios que se han hecho al respecto no son muchos ni demasiado concluyentes (son estudios hechos en ratas), toda la evidencia actual apunta en la dirección de que el exceso de alcohol dificulta la producción de masa muscular.

Esto se debe a que el alcohol reduce el anabolismo de proteínas musculares, lo que significa que el alcohol reduce el ritmo de crecimiento muscular.

Es decir, tomar alcohol a diario está frenando tu avance en el gimnasio. Si dejas de beber, notarás cómo tus músculos crecen a un ritmo mayor.

No es mal motivo para dejar de beber, ¿no?

Mejorará tu estado de ánimo

En general, dejar de beber ayuda a mejorar el estado de ánimo. Esto es muy evidente en los alcohólicos, que tienen un mayor grado de irritabilidad y que, además, se saben dependientes, pero también sucede con quienes no son adictos.

Cuando bebemos, nuestro estado anímico se altera. Es cierto que podemos estar más activos, sociables y contentos durante un rato, pero, después, al pasarse los efectos, podemos tener un bajón y estar más irritables.

Además, si bebemos por la noche, dormiremos peor, y arrastraremos el mal humor durante el día siguiente.

Así que, en general, dejar de beber te permitirá tener un mejor estado de ánimo en tu día a día.

Menos enfermedades de estómago e hígado

Dejar de tomar alcohol a diario te permitirá tener menor riesgo de enfermedades de estómago e hígado.

Y es que está más que estudiado que el consumo de alcohol aumenta notablemente el riesgo de diferentes enfermedades, como las úlceras, la cirrosis, la hepatitis, el cáncer de estómago… En fin, son muchísimas las enfermedades asociadas al consumo de alcohol.

Y ten en cuenta que, incluso aunque no tengas ninguna de estas enfermedades, al darle alcohol a diario a tu cuerpo lo estás forzando a trabajar mucho más y le estás complicando su funcionamiento.

Por tanto, al dejar de beber, te sentirás más saludable y con más energía.

Mejorará tu sistema inmune

Otra razón de peso para dejar de beber a diario es que aumentarás tus defensas y mejorará tu sistema inmunitario.

Está demostrado que el alcohol bloquea algunas células inflamatorias y reduce la capacidad del cuerpo para hacer frente a infecciones. También altera las células T y B del sistema inmune, que son las que se ocupan de la memoria inmunitaria. Y, para colmo de males, el alcohol inhibe las citoquinas, que son las proteínas que coordinan la respuesta del sistema inmune.

En definitiva, el alcohol es muy malo para tu sistema inmune, y, por tanto, al dejar de beber, notarás cómo tienes menos resfriados, menos infecciones víricas y, en general, menos problemas de salud.

Simplemente, tu cuerpo estará más capacitado para lidiar con las amenazas.

Dormirás mejor

La siguiente razón para dejar de tomar alcohol a diario es que tu sueño mejorará. Y no un poquito, no. Tu sueño mejorará notablemente.

Está demostrado que el alcohol puede alterar nuestros ritmos circadianos de sueño, y, además, nos dificulta el descansar correctamente una vez nos dormimos. Es por ello que, a menudo, cuando nos despertamos habiendo bebido la noche antes, aunque sea poco, nos encontramos destrozados.

Dejar de beber te permitirá mejorar tus patrones de sueño, con lo que podrás tener una vida más organizada, dormir menos, madrugar más y, además, esas horas de sueño serán mucho más reparadoras.

Perderás peso (en ocasiones)

Sobre el peso y el alcohol hay bastantes mitos.

Por ejemplo, se dice que el alcohol tiene muchas calorías, cuando esto es falso. Y, si te paras a pensarlo, es bastante obvio: ¿Cuántos alcohólicos (vagabundos, por ejemplo) has conocido que estén gordos?

Ninguno. El alcohólico que está gordo no lo está por el alcohol, sino porque come a la vez que bebe.

Esta confusión se debe a que el tipo que inventó todo el rollo de las calorías (Wilbur Olin Atwater) lo hizo tirando a un horno los alimentos y viendo cuánto ardían, y, obviamente, el alcohol ardía de la puta hostia.

Evidentemente, esto es una gilipollez, porque, por esa misma razón, podríamos decir que el carbón engorda un montón.

Los hombres no asimilamos la energía de la comida como lo hace un horno, así que esa medición no tiene sentido.

Actualmente, no hay evidencia científica de ningún tipo que diga que el alcohol engorda. Con una excepción: La cerveza.

La cerveza procede de la malta o la cebada, que tienen carbohidratos por sí mismas, y, por tanto, sí engordan. De ahí la típica barriga cervecera.

Así que, si bebes mucha cerveza a diario, dejar de beber sí te hará perder peso. Pero si lo que haces es beberte un par de copas de whisky por la noche, dejar de beber no te hará perder peso.

Conviene mencionar un último punto a este respecto, y es que, a menudo, el alcohol no se toma solo.

Es frecuente que cuando bebemos alcohol por ahí lo hagamos con alguna tapa, y ésta sí que engorda, lógicamente. Y si tomamos algún cubata, mezclaremos el alcohol con refrescos, que tienen mucho azúcar.

Así que, como conclusión, salvo que tomes alcohol destilado sin acompañar (vodka, whisky, tequila, ron, etc), dejar de beber te ayudará a bajar de peso.

Mejorará el aspecto de tu piel

Dejar de beber alcohol también te permitirá lucir una piel más sana y con mejor aspecto, lo cual siempre está bien.

¿A qué se debe esto? Pues es muy sencillo: Al consumir alcohol orinamos más y, por tanto, el cuerpo se deshidrata más rápidamente. Esto conduce a que en nuestro organismo haya una menor cantidad de electrolitos y hace que la piel esté menos hidratada.

Dejar de beber, en consecuencia, permitirá a nuestro organismo estar más hidratado y hará que la piel luzca mejor.

Estarás prevenido ante ciertos tipos de cáncer

Hay varios estudios que apuntan a que el alcohol podría aumentar el riesgo de aparición de ciertos tipos de cánceres, como el de boca o el de laringe.

Como en el caso de las enfermedades estomacales o hepáticas, dejar de beber alcohol nos hará estar más protegidos y saludables.

Es una razón más largoplacista que otras que indicamos en esta lista, pero, sin duda, evitar un cáncer es una muy buena razón para dejar de tomar alcohol.

Aumentará tu inteligencia

Otra razón de peso para dejar de beber alcohol es que aumentará tu inteligencia y mejorará tus procesos cognitivos. ¿Cuánto? Bueno, eso dependerá de cuánto estés bebiendo actualmente y cuánto tiempo lleves bebiendo.

Está muy estudiado el hecho de que las personas que beben con frecuencia tienen más dificultades de concentración y de retención de información, su velocidad de pensamiento es más lento (lo que puede hacer que parezcas lento al hablar y razonar) y, literalmente, bajan sus resultados en tests de CI.

Esto se debe a que el alcohol “apaga” y deja inactivas algunas neuronas, reduciendo la cantidad de posibles conexiones que puede hacer el cerebro y, por tanto, haciéndote más tonto. Sin más.

Es por ello que dejar de beber es uno de los pasos necesarios de nuestra guía acerca de cómo ser más inteligente, sabio y culto.

Por suerte, esto no es algo irreversible. Si dejas de beber, tu cerebro volverá a encender esas neuronas.

Antes se pensaba que esto sucedía de forma casi automática, pero, actualmente, parece bastante claro que se necesita un tiempo desde que se deja de beber para que las neuronas vuelvan a ponerse en funcionamiento al 100%.

Sea como sea, dejar de beber te hará recuperar funciones cerebrales y mejorará tu nivel cognitivo.

Mejora tu salud cardiovascular

Otra razón para dejar de tomar alcohol a diario es que tu salud cardiovascular mejorará. Y esto es importante por múltiples razones. La principal es la salud a nivel general, pero una mejora en la salud cardiovascular tiene otros muchos efectos positivos.

Así, teniendo una mejor salud cardiovascular, tendrás una mejor vida sexual, podrás hacer deporte más cómodamente, reducirás el riesgo de hipertensión o de ataques al corazón…

En definitiva, que estarás mucho mejor a muy distintos niveles.

Aumentará tu esperanza de vida

Por todo lo que hemos ido mencionando hasta el momento, el hecho de reducir el consumo de alcohol te permitirá disfrutar de una mayor esperanza de vida. Algo que, de por sí, ya está muy bien, aunque sea algo que se ve en el muy largo plazo.

Se calcula que la ganancia en esperanza de vida que puedes obtener tras dejar de vivir a diario es de casi una década. Una década más con tus hijos y tus nietos, disfrutando de la compañía de tu mujer y cultivando tomates en el huerto… Vale la pena, ¿no?

Tus sentidos se agudizarán

Con el alcohol, además, sucede algo parecido a lo que sucede con el tabaco, y es que perjudica a otros sentidos. Así, cuando eres bebedor habitual, el sentido del gusto y del olfato están perjudicados y no dan el 100%.

Si dejas de beber, notarás cómo tu sentido del gusto y del olfato mejoran y disfrutas más de la vida en general. Porque, sí, la vida tiene sabores y olores que ahora mismo te estás perdiendo y que podrían resultarte una maravilla.

Tu olor corporal mejorará

Otro aspecto realmente interesante es el hecho de que, al dejar de beber a diario, tu olor corporal mejorará. Es sorprendente, pero es así.

Piensa que el alcohol del cuerpo se elimina, en parte, por los poros de la piel, en el sudor. Por eso, cuando has pasado una noche de borrachera, te despiertas con una sensación pegajosa y con un olor extraño, porque estás sudando el alcohol.

Pues bien, con el tiempo, si bebes a diario, ese olor a alcohol se da, aunque no sea de una forma tan bestia. Pero hay un componente de alcohol en tu olor que se nota, y que, evidentemente, no es agradable.

Por eso, si dejas de beber, notarás cómo mejora tu olor corporal.

Ahorrarás dinero

Otra razón de peso es que ahorrarás dinero. Y no poco, la verdad. Dependiendo de cuánto bebas, el ahorro que puedes obtener es realmente llamativo. Y, como explicamos en nuestra guía sobre cómo ser rico, el ahorro es fundamental.

Piensa que si tomas, digamos, tres cervezas al cabo del día, estarás gastando cerca de 1,8€ al día. Al cabo del mes son 54€. 54€ al mes supone 650€ de ahorro al año. ¡Es un dineral!

Y piensa que no estamos eliminando lo que bebes estando de fiesta o saliendo con tus amigos entre semana. Sólo estamos eliminando las cervezas que te tomas estando en casa.

El ahorro real puede ser mucho mayor si dejar de beber a diario o reduces notablemente tu consumo. Podrías llegar a ahorrar más de 100€ al mes. 1200€ al año. No está nada mal, ¿verdad?

Tus relaciones sexuales mejorarán

Ya lo hemos mencionado un poco por encima, pero no está de más volver a mencionarlo, porque es un tema importante: Dejar de beber te permitirá tener una mejor vida sexual.

El alcohol dificulta las erecciones. Da igual lo que hayas leído por ahí, la realidad, según diversos estudios, el exceso de consumo de alcohol conduce a padecer problemas de disfunción eréctil.

El alcohol tiene varios mecanismos para producir este deterioro en la salud sexual, por lo que conviene dejar de tomarlo.

Piensa, por ejemplo, en alguna vez que hayas intentado follar borracho y no hayas podido. Habrás pensado: “Bueno, pero es porque he bebido mucho, por una cerveza al día no pasará nada”.

La realidad es la contraria: En esa ocasión tienes una disfunción eréctil puntual, pero, si bebes a diario, es probable que desarrolles una disfunción eréctil crónica e irreversible, porque es un exceso de alcohol mucho más sostenido en el tiempo.

Así que, si quieres tener mejor sexo, debes dejar de beber. Por eso es uno de los consejos que damos en nuestra guía sobre cómo ser mejor amante.

¿Ser abstemio? No necesariamente

Lo que hemos explicado en los apartados anteriores son razones por las que no deberías beber a diario. ¡Cuidado! Incluso cuando no seas un adicto ni un alcohólico. Hay personas que beben a diario y no lo son. Sin embargo, incluso en esos casos, hay que dejar de beber cada día.

Pero, insistimos: A diario.

Si sales de fiesta con tus colegas el sábado no hay razón para que no bebas. A ver, algo de lo explicado en los apartados anteriores vas a sufrir, pero cuando sales un sábado y bebes, también accedes a otros beneficios que hay que considerar.

Por ejemplo, si el alcohol te jode un 2% el avance que has hecho en dieta y entrenamiento esa semana, pero, al mismo tiempo, te permite sociabilizar y mojar, pues una cosa compensa la otra.

Piensa que la salud mental y emocional es tan importante como la física y, aunque el alcohol te haga un pequeño daño físico, puede que tu salud mental y emocional mejore por ese consumo de alcohol ocasional.

Por eso decimos que es recomendable evitar el alcohol en el día a día, porque, si comes o cenas sin compañía (o con la de tus padres o compañeros de piso), no tiene sentido que lo hagas con vino o cerveza, porque no vas a obtener nada y todos los efectos serán los negativos.

En cambio, si sales un sábado, pues hay una serie de beneficios que sí pueden ser interesantes.

Y, oye, si eres capaz de acceder a todos esos beneficios sin necesidad de alcohol, genial, adelante. Pero que este artículo no te lleve a no beber jamás, porque en ocasiones puede ser positivo.

No se trata de ser radical. Hay que aprender a drogarse con cabeza, accediendo a los placeres con un gusto estético hedonista, buscando el mayor beneficio a largo plazo. Y, en ocasiones, ese mayor beneficio a largo plazo, puede ser una copa un sábado por la noche.

Además, recuerda lo que decía Baudelaire: “Quienes sólo beben agua tienen algún secreto que esconder a sus semejantes”.

Como puedes ver, aunque no tenemos nada en contra del alcohol y nos parece que es una buena fórmula para lograr ciertas cosas (relacionadas, especialmente, con la sociabilidad), sí es cierto que existen buenas razones para no tomar alcohol en el día a día.

Artículo anteriorCómo aumentar la testosterona naturalmente (+20 trucos)
Artículo siguienteLos mejores bancos de musculación para casa
El equipo de redacción de MundoMarte, compuesto por especialistas en diversas áreas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí