Fondos indexados: La guía DEFINITIVA

¿Quieres empezar a invertir, pero no tienes muy claro cómo hacerlo? ¿Quizá quieres hacerlo, pero no quieres dedicar muchísimo tiempo a investigar y estudiar? ¿Has oído hablar de los fondos indexados? Si has contestado que sí a cualquiera de estas tres preguntas, sigue leyendo, porque esta guía sobre fondos indexados te interesa.

¿Qué es un fondo indexado?

Un fondo indexado es un instrumento de ahorro colectivo, como cualquier otro fondo de inversión, cuyo objetivo es replicar el comportamiento de ciertos índices, sean de renta variable, fija o de otros tipos de activos financieros.

En este sentido, y a diferencia de los fondos de gestión activa, no encontramos a una persona o grupo de personas que se dediquen a buscar los mejores activos y a comprarlos o venderlos en el momento óptimo, sino que se está permanentemente invertido, replicando tal o cual índice.

De esta forma, al cabo del tiempo, lo que se habrá conseguido es la rentabilidad de dicho índice (el partícipe obtendrá esa rentabilidad menos la comisión que cobre su fondo indexado, que, por lo general, es muy baja -de hecho, las comisiones bajas son uno de los principales atractivos de los fondos indexados).

Los fondos indexados llevan ya unas cuantas décadas en funcionamiento, pero no ha sido hasta hace relativamente poco tiempo que se han puesto de moda y cada vez son más las personas que deciden ahorrar e invertir a través de este tipo de vehículos.

¿Qué es una gestora de fondos indexados?

Una gestora de fondos indexados, lógicamente, es una gestora que se dedica a crear carteras de fondos indexados para sus clientes, así como a gestionarlos cuando sea necesario (comprando unos y vendiendo otros, dependiendo de los criterios que estimen oportunos).

Ten en cuenta que, a diferencia de lo que sucede en la gestión activa, en la gestión pasiva, los gestores apenas tienen trabajo más allá del papeleo y hacer uso del dinero que les llega por parte de los clientes.

Digamos que no es un trabajo que requiera ni mucho esfuerzo ni mucho tiempo, y es por ello que las comisiones que suelen cobrar son bastantes bajas.

Pero bueno, lo que debes entender es que los fondos indexados son los fondos en sí mismos, con poca diferencia respecto a un ETF (aunque las hay, y de eso hablaremos más tarde), mientras que las gestoras de fondos indexados lo que tienden a ofrecer son carteras de fondos.

Una cartera de fondos indexados es como una cartera de acciones donde, en lugar de comprar acciones para conformarla, compramos fondos indexados.

Así que, en cierto sentido, y aunque esto podría matizarse mucho, la estructura es la siguiente:

Los fondos indexados pueden estar compuestos por ETFs. Tú puedes comprar tanto ETFs como fondos indexados (aunque es mejor comprar fondos indexados, luego explicaremos por qué), o puedes acudir a una gestora de fondos indexados.

Esa gestora de fondos indexados te ofrecerá carteras de fondos indexados, que son carteras en cuyo interior hay diferentes fondos indexados que, a su vez, pueden estar compuestos por ETFs.

Los fondos indexados no siempre se construyen comprando ETFs, pero es habitual que sea así, porque es más fácil que comprar una a una todas las acciones que componen el índice.

Sobre los RoboAdvisors

Nos queda un último comentario para terminar de explicar bien qué son los fondos indexados. Y es que, probablemente, hayas oído en alguna ocasión el término “RoboAdvisor”. ¿Qué es un RoboAdvisor?

RoboAdvisor es el término con el que se conoce a las gestoras de fondos indexados que tienen automatizados sus procedimientos de compra, venta y rebalanceo de posiciones.

Como ya hemos dicho, el trabajo de los gestores en los fondos indexados se limita a utilizar el dinero que entra por parte de los inversores y a ponderar los diferentes fondos indexados en los que están invertidos.

Pues bien, ese trabajo de ponderación y rebalanceo de las inversiones se puede automatizar. Y, cuando se hace, hablamos de un RoboAdvisor (Robo viene de Robot, ¡no de robar!).

Un RoboAdvisor es, en definitiva, un gestor de fondos de inversión automatizado, que se dedica a rebalancear su cartera de fondos indexados de forma automática a través de un algoritmo y en función de ciertos parámetros, que pueden variar.

Lo habitual es que estos RoboAdvisors compren más de un índice cuando éste ha caído, y vendan más de otro índice cuando haya subido. De esta forma, se maximiza la posibilidad de obtener ganancias (porque es más fácil que suba lo que ha caído y que lo contrario, y viceversa).

Los RoboAdvisors son, en la actualidad, el tipo de gestor de fondos indexados más popular, porque, como puedes imaginar, además de permitir obtener una ganancia adicional, reduce los costes, y eso se traduce en menores comisiones para los partícipes.

Diferencias entre gestión pasiva y gestión activa

Ya hemos explicado un poco algunas diferencias entre la gestión pasiva y la gestión activa, pero aún podemos explicar algo más. Y es que, si sabes algo de fondos de inversión, seguro que sabes que existe esta distinción, pero no en qué consiste.

Pues bien, las diferencias principales son las siguientes:

Los fondos de gestión pasiva tienen equipos y sistemas de gestión, pero no se dedican al análisis, sino a replicar los índices (y rebalancear los diferentes índices). En cambio, en los fondos de gestión activa sí hay un trabajo de análisis y decisión de qué comprar y vender cuándo hacerlo.

Como consecuencia de lo anterior, las comisiones que cobran los gestores de fondos activos tienden a ser más altas, porque la carga de trabajo es mayor.

Al mismo tiempo, y también como consecuencia de lo anterior, la gestión activa puede hacer sustancialmente peor o sustancialmente mejor que sus índices de referencia, mientras que la gestión pasiva siempre lo hará igual que el índice de referencia, porque lo está copiando acción por acción (eso sí, el partícipe recibirá una rentabilidad ligeramente inferior, por la comisión aplicada).

Estas son las principales diferencias entre un fondo de gestión activa y un fondo de gestión pasiva. Como puedes ver, sólo hay un par de elementos que marcan la diferencia, pero esa diferencia acaba siendo sustancial.

Diferencias entre fondo indexado y ETF

Ahora que hemos visto las diferencias entre los fondos activos y los fondos pasivos, podemos echar un vistazo a las diferencias entre fondos indexados y ETFs, porque, muy a menudo, son conceptos que se confunden o, incluso, que se usan indistintamente.

Y, aunque se parecen bastante, tienen diferencias. Vamos a hacer una breve explicación al respecto:

Lo primero que hay que señalar es que en casi todo el mundo (España incluida, claro) se comercializan dos tipos de fondos indexados. Por un lado, están los fondos indexados propiamente dichos, de los que estamos hablando en este artículo. Por otro lado, están los ETFs, que son fondos cotizados.

Los ETFs, por tanto, son un subtipo de fondo indexado, y se caracterizan por el hecho de que cotizan en las Bolsas como acciones. Es decir, puedes ir en cualquier momento y comprarlo y venderlo. Por lo tanto, su precio varía constantemente según la oferta y la demanda.

Por su parte, los fondos indexados no tienen un precio actualizado al momento, sino que publican su valor liquidativo al final del día (al cierre del mercado), y ese será el precio de compra y de venta (es decir, de inversión o reembolso) durante ese día.

Adicionalmente, conviene señalar algunas diferencias adicionales:

Primera, que los ETF tienen una fiscalidad bastante peor que la de los fondos indexados (en España), porque tributan como las acciones, y no como los fondos de inversión. Este es el principal punto para invertir vía fondos de inversión en lugar de vía ETFs.

Segunda, que la variedad de ETFs es sustancialmente mayor que la variedad de fondos indexados. Esto se debe a que los ETFs se utilizan para replicar multitud de índices, tendencias, y otros patrones que hay en el mercado. Y, por tanto, los fondos indexados pueden utilizar los ETFs para construir sus carteras sin necesidad de multiplicarse como hacen los ETFs.

Y, en esencia, estas serían las diferencias principales entre ETFs y fondos indexados.

¿Qué tipos de fondos indexados existen?

Existen multitud de fondos indexados y muchas formas de categorizarlos. Pero, en general, por hacer una distinción útil para ti como lector, podemos hablar de los siguientes:

  1. Fondos indexados de renta variable: Los fondos indexados de renta variable replican índices bursátiles, tales como el SP500 o el IBEX35. Las gestoras de fondos indexados de renta variable tienden a intentar hacer réplicas regionales (por ejemplo, de mercados emergentes, de todo el mundo, etc).
  2. Fondos indexados de renta fija: Similar a lo anterior, pero, en lugar de utilizar la renta variable, utilizando la renta fija (esto es, bonos de Estados, empresariales, etc).
  3. Fondos indexados de commodities: También existen fondos indexados que tratan de replicar el comportamiento de ciertas materias primas. En este caso puede haber cierto mix, porque pueden replicar la propia materia prima (por ejemplo, el oro), pero, al mismo tiempo, empresas mineras de oro o trusts de oro (por ejemplo. En este sentido, se parecen ligeramente a los fondos indexados tendenciales.
  4. Fondos indexados inmobiliarios: También hay fondos indexados basados en el inmobiliario. Es una fórmula bastante menos conocida y no tan extendida, pero hay fondos indexados ligados a tendencias del mercado inmobiliario.
  5. Fondos indexados tendenciales: Por último, estarían los fondos indexados tendenciales. Estos fondos invierten en

Como decimos, hay muchas otras formas de categorizar los fondos de inversión indexados, pero consideramos que esta forma es razonablemente buena y te da una idea global de lo que tienes disponible en el mercado.

¿Qué rentabilidad puedo esperar de un fondo indexado?

La rentabilidad que puedes esperar de un fondo indexado depende de… qué fondo sea. Claro. Si hemos dicho que los fondos indexados replican un índice, obtendrás la rentabilidad de dicho índice, así que no obtendrás la misma rentabilidad con un fondo que replica el SP500 que con uno que replica el IBEX35, porque ambos índices tienen rentabilidades distintas.

Por lo tanto, la rentabilidad que podemos esperar de un fondo indexado es aquella del índice que replica menos la comisión de gestión.

Ahora bien, ¿qué rentabilidad podemos esperar de una cartera de fondos de inversión que nos provea una gestora de fondos indexados? Bueno, pues en ese caso, dependerá de la ponderación de los diferentes índices replicados.

Además, también dependerá de cómo se hagan las ponderaciones y los rebalanceos entre los diferentes fondos que componen la cartera. Generalmente, cuando estos rebalanceos son automáticos (basados en RoboAdvisors), se pueden ganar unas décimas de rentabilidad.

Por tanto, nos resulta imposible decir qué rentabilidad puedes esperar en concreto, porque depende de todo lo mencionado anteriormente. Pero sí podemos decirte que no esperes rentabilidades espectaculares. Los índices suelen obtener unos retornos de alrededor del 6% anual. Así que a eso es a lo que deberías aspirar, aproximadamente.

Ventajas de los fondos indexados

A continuación, te indicamos las principales ventajas de los fondos indexados:

  • Son baratos: Sus comisiones son muy bajas, así que casi todo lo que genera el fondo acaba repercutiendo en el partícipe.
  • Son intuitivos: No se necesita un gran conocimiento para entender cómo funciona un fondo pasivo, a diferencia de los fondos activos o los hedge funds.
  • Sabes lo que tienes: A diferencia de los fondos activos, que pueden hacer movimientos de compra-venta sin que el partícipe lo sepa hasta unos meses después, en los fondos pasivos siempre sabes en lo que se está invirtiendo tu dinero.
  • Rentabilidad “clara”: Entiéndenos, nunca puede ser clara porque el mercado es incierto por definición. Pero sí que está claro que vas a obtener a rentabilidad del os índices replicados, que, con una buena diversificación, suele ser del 6% anual. En cambio, en los fondos pasivos, no tienes forma de saber qué rentabilidad obtendrás, porque depende de la pericia del gestor.
  • Inversión inicial pequeña: Esta es una ventaja interesante de los fondos pasivos, y es que cualquiera puede empezar a invertir con ellos desde cantidades muy pequeñas. Lo cierto es que también hay fondos activos que tienen precios bajos de entrada, pero es menos frecuente.

Desventajas de los fondos indexados

Ahora, veamos cuáles son las desventajas de los fondos indexados:

  • Rentabilidad limitada: La principal desventaja de los fondos indexados es que la rentabilidad está limitada de antemano. Puesto que se basa en replicar índices, no tienes opciones para conseguir un mejor comportamiento que el mercado. En los fondos activos puedes perder mucho dinero, pero también puedes ganar mucho más.
  • Aburrido: La inversión en fondos indexados es muy aburrida. Simplemente, metes una cantidad cada cierto tiempo, y ésta va rentando año tras año. No tienes que hacer nada. Y esto, a muchos inversores con ganas de actividad y movimiento, les resulta soporífero.
  • Requiere constancia: Otro punto importante de este tipo de inversión, que se hace más difícil teniendo en cuenta el punto anterior, es que requiere constancia. Esto significa que tienes que invertir de forma constante (mes a mes o trimestre a trimestre) para que la cantidad que va capitalizando sea cada vez mayor.
  • Trabajo inicial: Por último, hay un cierto trabajo inicial de búsqueda de los mejores fondos indexados y las mejores gestoras, porque, puesto que, a partir de ahí, vamos a ir en velocidad de crucero y con confianza (casi) ciega, pues es importante que de primeras hayamos acertado al elegir lo que se hace con nuestro dinero.

¿Es para mí este tipo de inversión?

Esta es una buena pregunta, y la respuesta es que… Depende. Como bien sabes, cada persona tiene su propio perfil inversor, y, por tanto, una serie de formas de invertir asociadas y que le resultan provechosas (y otras que no).

En este caso, hay que entender que la inversión pasiva es… pasiva. Es decir, bastante aburrida y con rendimientos limitados. Por tanto, no es la mejor para un perfil que sea muy agresivo, porque no va a ver suficientes retornos y, además, le va a resultar aburrido.

Ahora bien, si tú eres una persona que lo que quiere es una rentabilidad razonable con un riesgo limitado, la gestión pasiva es muy adecuada. Además, si no quieres romperte mucho la cabeza pensando continuamente si estás en las mejores inversiones, también se adaptarán muy bien a ti los fondos indexados.

En definitiva, si no quieres jugar a ser Warren Buffett ni Josef Ajram, sino que sólo quieres que tus ahorros vayan capitalizando para tener una buena cantidad de dinero cuando te jubiles, sin comerte la cabeza por el camino, los fondos indexados son la mejor opción para ti.

Las mejores gestoras de fondos indexados y RoboAdvisors

A continuación, te mencionamos las mejores gestoras de fondos indexados y RoboAdvisors para invertir y empezar en este mundo de la gestión pasiva (si quieres saber más sobre:

  1. Indexa Capital (aquí puedes ver nuestro análisis de Indexa Capital)
  2. Finizens (también puedes ver nuestro análisis de Finizens)
  3. InbestMe (aquí te dejo nuestro análisis de InbestMe)
  4. Popcoin (aquí tienes nuestro análisis de Popcoin)
  5. Finanbest (aquí puedes echar un ojo a nuestro análisis de Finanbest)

Como has podido ver, los fondos indexados son una muy buena forma de empezar a invertir, y, además, son uno de los productos más rentables que hay actualmente en el mercado. Y es que, si no puedes predecir qué empresas lo harán mejor… ¡Cómpralas todas!

Deja un comentario

X
¿Estás pensando en invertir tu dinero? ¡CUIDADO! Antes de invertir tu dinero, debes aprender a GANARLO. Si no aumentas tus ingresos, jamás serás RICO. Jamás serás LIBRE.